Kate Middleton, cada vez más delgada, ojerosa y luciendo un pelo sin brillo