Mark, fuera de sí: "¡Ya basta con la bromita de la paternidad, por mis hijas mato!"