Aramís, sobre Rappel: "Un buen vidente no necesita ni cartas, ni bolas ni historias"