Piqué, superdotado ¿y su hijo también?