¿Es suficiente una cara bonita para ser un buen actor?