La gala más escandalosa del año, y la 'red carpet' más horrorosa