La Reina Letizia más maternal y el Rey Felipe más emocionado