¿Son reales los cuerpos que nos venden algunas de las revistas?