Nicole Kidman se ha quedado sin expresividad