'Socialité': sin oficio pero con beneficio