La capacidad de vocalización de Juan Miguel depende de… ¡su pelo!