Chabelita y Albalá, la historia de nunca acabar... ¿Nos toman el pelo?