El negocio millonario de los compositores que esconde Eurovisión