El dineral acumulado por las exclusivas de Jesulín y Campanario