INSTAMAL: La intensidad de Daniela Blume nos empalaga demasiado