Jordi Martín entierra el hacha de guerra con Antonio Tejado… o no