El secreto más oscuro de Lydia Lozano, al descubierto