Makoke y Ángel Garó retratados: las pruebas que confirman que el robo de la leche no fue sin querer