‘Los frikis de Cazamariposas’ son un peligro sobre ruedas