Kiko Rivera, ¿el terror de las nenas?