Chabelita, indignada porque alguien cercano ha intentado venderle, según Jordi Martín