Spin, ¡castigado con una ducha de gusanos!