María Belén Esteban, ¿de princesa del pueblo a la más odiada?