¿La doble realidad de Paula Echevarría? En chándal, con moño y paseando a su perro