Por qué no puedes perderte la Super Bowl: del pecho de Janet Jackson a los himnos más horripilantes