La cerámica, el nuevo objeto cool de deseo