La inolvidable noche de Bayona: rotura fibrilar, lágrimas y un hermano clon