Bardem, el malo-testosterona (aun a su pesar)
Heath Ledger, el imán de los caballeros atormentados
Miguel Ángel Silvestre, el malo tierno
Joaquin Phoenix, el master atormentado
Christopher Walts, uniformados sin escrúpulos
Leo Dicaprio, el malo blandito
Johnny Depp, el malvado de comic
Matt Damon, el sibilino aterrador