Adiós, Matute: la potente reina Gudú