No des nada por hecho: ¡Sergio Dalma no es un romántico empedernido!