Los mandatarios animan a sus olímpicos