¿Habrá encontrado Cristina Yang el lugar perfecto para seguir con su investigación?