Iker Jiménez: "Lo terrible es que la ficción de Alejandro se acerca mucho a la realidad"