¿Tienes un dúplex? Reforma la planta principal y conviértete en arrendador