Sofá, manta y Divinity: ¡feliz Navidad!