Los bailarines, contra las estrellas de Hollywood