'Divinity Collection' #154: La MBFW más patria que nunca