Primer reto: crear un cupcake que pueda 'demoler' a la competencia