Mil cupcakes en un expositor digno de los estudios Paramount