Primer reto: Un cupcake con un sabor realmente británico