Divinity Jukebox 154: Laura Durand, la vuelta a la mejor música de los 70