De una cocina con ratones a una de diseño