La pareja y los expertos reformistas trabajan a contrarreloj