Prueba final: la habitación blanca