Primera prueba: valorar una propiedad