Primer reto de expulsión: reconocimiento de sillas