El equipo naranja a punto de perder un componente