Segundo reto: reformar una silla