Siete meses en el paro y un trastero abandonado ¿Solución? ¡Alquílalo!