Can pone a Yigit contra las cuerdas: el editor tendrá que confesar su crimen